SI eres diseñador gráfico sabrás ya perfectamente en qué se diferencian las imágenes basadas en píxeles de las imágenes vectoriales, pero también serás plenamente consciente de que tus clientes no siempre compartirán este conocimiento, y que incluso puede que nunca hayan oído la palabra “vector”, lo que hace que tengas que explicar una y otra vez la importancia de que un logotipo esté realizado en un archivo vectorial y que píxel y vector no son lo mismo. Bien, pues ese es el propósito de este post: convertirse en el lugar al que dirigir a tus clientes cuando no tengan las ideas claras respecto a este tema.

Cuando creamos una ilustración en el ordenador caben dos posibilidades: que se trate de un gráfico vectorial o que se trate de un mapa de bits. Tanto lo uno como lo otro tienen distintas utilidades y van acompañados de sus propias ventajas y desventajas, de modo que no hay uno que sea mejor que el otro, sino simplemente más apropiado en cada ocasión concreta. ¿Y en qué se distinguen entonces?

  • Imagen vectorial: se compone de objetos geométricos independientes que se generan a partir de ecuaciones matemáticas llamadas vectores. Los vectores recopilan información sobre factores como el color, la forma o la posición de cada objeto permitiendo que la imagen se pueda escalar sin perder calidad. Además, al componerse por objetos independientes, nos da la posibilidad de modificar o editar cada una de las partes que componen una imagen sin que esto afecte al resto.
  • Imagen de mapa de bits: se compone de una rejilla de píxeles llamada raster que almacena puntos de color en cada una de sus celdas. Estas imágenes son las que se obtienen a través de un escáner o una cámara, ya sea en formato fotográfico o de vídeo, y es el tipo de imagen más extendido. A diferencia de los vectores, cuando se escala una imagen se modificará su calidad y no se podrán modificar elementos individuales de ésta.

Sabiendo ya en qué se diferencian píxeles y vectores, podemos deducir algunos de los usos de las imágenes vectoriales y de las de mapa de bits. Por ejemplo, cuando tratamos con un logotipo, la imagen debe ser siempre vectorial, ya que necesitamos poder escalarlo siempre que sea necesario sin el temor de que se genere un efecto “pixelado” o se difuminen los bordes al utilizarlo en un tamaño mayor; por otro lado, cuando tratemos con fotografías o texturas complejas lo haremos en raster, siempre en el tamaño adecuado.

Saber las diferencias entre estos dos tipos de imágenes no solo es de vital importancia para el diseñador, sino también para quien va a trabajar con él, ya que esto agiliza los procesos y hace más fácil la comunicación entre diseñador y cliente. Entregar un logotipo en mapa de bits es un ejemplo muy frecuente y no solamente generará un tiempo extra (del que a veces no se dispone) en su vectorización, sino también un desembolso en proporción a dicho trabajo, de forma que cuanto mejor informado esté el cliente, más fácil será trabajar con él y mejor será la experiencia por ambas partes.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies