Cerca del infinito

Diseño gráfico, web y mucho más

Categoría: Natura

Cómo donar tu pelo

MI PORQUÉ

Siempre he sido una de esas personas que se niegan a cortarse el pelo, algo que ahora, visto en retrospectiva, me parece absurdo. Nunca me he preocupado por cuidarme el pelo, cepillarlo debidamente y las veces que se supone que se debe cepillar… ¡ni siquiera aún entiendo la diferencia entre crema y mascarilla!… por no mencionar que pocas veces lo he llevado suelto los últimos años, sino que mi peinado ha sido una cola de caballo permanente. ¿Qué sentido tiene tener una larga melena que cuelga por debajo de tu trasero entonces?

Soy consciente de que hay muchas chicas para las que su pelo significa mucho, y en mi entorno tengo más de un ejemplo: chicas con largas melenas que miman y cuidan como lo hago yo con mi gata y evidentemente no es mi intención criticar a estas personas con este post. Mi cuerpo es un templo y es lo más importante que puedo llegar a tener en esta vida, al igual que yo hago ejercicio, estas personas se preocupan por su pelo ¿tiene algo de malo? la respuesta es no. En mi caso, sin embargo, cargaba con casi 3kg de peso (y no es una expresión) en mi cabeza que lo único que me generaban era dolor de cabeza, cuello, espalda y un estorbo cada vez que subía la cremallera de mi abrigo y me lo pillaba, dormía y me pillaba el pelo con la axila… incluso alguna vez he llegado a cerrar la puerta del coche y dejarme el pelo pillado. Sí, puede que yo sea un desastre (que también), pero desde hace poco más de un año una pregunta ha ido resonando más y más fuerte dentro de mi cabeza: ¿Qué hace una persona como yo con un pelo como este?

Solo una vez en mi vida he tenido el pelo corto y francamente pensé que iba a ser la primera y la última porque peor no podía quedarme, pero ¿y qué? el pelo crece y hace mucho que ya no me importa mi aspecto físico ni la opinión de los demás, sino cómo me sienta por dentro y estar a gusto conmigo misma. Así que enterarme de que podía donar el pelo a personas tratadas con quimioterapia o afectados por la alopecia fue lo que me hizo decidirme del todo: debía dar el paso.


MI PRIMER INTENTO

Cuando tomé definitivamente la decisión tenía una larga melena que me llegaba a la parte superior de los muslos y fue una decepción darme cuenta de que por más largo que fuera era imposible de donar: había pasado dos decoloraciones, varios tintes fantasía rojos y uno negro con las puntas rojas. Además, después de todo aquello, no le había dado ningún cuidado especial: lavar con champú, una crema de pelo para no arrancarme la cabeza cada vez que me cepillaba y listo, así que después de concienciarme y resignarme, decidí cortarme todo lo que tenía dañado y volver a empezar. Esto fue a principios de diciembre de 2015 y me quité unos 30 cm de pelo, dejándomelo ligeramente por debajo de los hombros. Ahí fue cuando comenzó este tedioso año cuidándome el pelo como nunca me lo he cuidado: prácticamente ninguna exposición al calor (sin secadores ni mucho menos, planchas) y una rigurosa rutina al lavarlo de aceite de argán, champú, crema-mascarilla, sérum y dos sprays que utilizaba de forma alterna. Ha sido muy difícil para alguien que no está acostumbrado a tener ningún tipo de rutina con productos cosméticos, pero el resultado ha merecido la pena. Es por eso que este pasado 28 de diciembre de 2016 he dado por fin el paso.

Unos 40 cm de pelo que se van directos a conformar una peluca para alguien que los necesita más que yo. Han sido los 40 cm de pelo que más he cuidado (y que voy a cuidar) en toda mi vida, pero ha merecido la pena. Las personas cambiamos y a pesar de que a mi yo pasado esto le habría parecido un “pelicidio”, mi yo presente tiene ya poco que ver con él. Parece solo un corte de pelo sin más, pero es mucho más: hay gente que cuando se corta el pelo, se siente diferente. Yo me sentía diferente y es lo que me ha llevado a hacerlo.


CÓMO DONAR EL PELO

En mi caso tenía dos opciones: Mechones solidarios o Pekelucas. La primera organización está situada en Málaga, y la segunda, en Madrid, así que por localización me venía mucho mejor Pekelucas. Sin embargo, ahora mismo ha habido tantos voluntario que están hasta arriba de pelo y no necesitan más donantes. Es por eso que siguiendo las instrucciones facilitadas por Mechones solidarios, mi pelo está a punto de partir en un sobre hacia Málaga. Evidentemente, estas son dos de las opciones que tenemos en España, pero tanto en territorio español como en el resto del mundo hay muchas más organizaciones que se dedican al mismo fin, sólo hay que buscarlas e  informarse mínimamente de que sean empresas acreditadas y de confianza. Además, también hay peluquerías que tienen tratos con estas organizaciones y que te cortan el pelo por un precio simbólico de unos 5€ y después envían tu pelo gratuitamente.

Algunos de los requisitos que te piden estas organizaciones son que tengas el pelo mínimamente cuidado (algunas te pedirán que no lo hayas teñido nunca, otras te dejarán aún teniéndolo teñido, siempre que no esté muy estropeado), que la cantidad que estés dispuesto a cortar sea de mínimo 20 cm (algunas te pedirán 30 como mínimo), que no tengas más de un 5% de canas (se recomienda ser menor de 35 años generalmente) y que todos los mechones tengan aproximadamente la misma longitud (en el caso de tener el pelo a capas, comenzarían a contar en la capa más corta).

Finalmente, tanto si quieres ir en persona, enviarlo o dejárselo a una peluquería que sepas que tiene un acuerdo con estas organizaciones y que lo van a donar, tendrás que anudarte el pele en una cola de caballo o una trenza y dejar el pelo bien sujeto. Además, después de que te den tu pelo, tendrás que envasarlo al vacío o guardarlo en una bolsa de papel, protegiéndolo de la luz y manteniéndolo en un lugar fresco y seco hasta que vayas a donarlo. Otra de las cosas a tener en cuenta es que no debes lavar ni peinar el pelo después de cortarlo.

Si estás dudando sobre qué hacer, yo lo recomiendo: al fin y al cabo, el pelo crece, y estás contribuyendo a que alguien pueda volver a disfrutar de su pelo como si le estuvieras dando una parte de ti. Si tienes más dudas sobre este tema, puedes dejármela en los comentarios o investigar en las páginas de Mechones solidarios y Pekelucas.

¿Y vosotros: habéis donado pelo alguna vez o estáis pensando en hacerlo? ¿Sois donantes de alguna otra cosa? Contádmelo en los comentarios.

¿QUÉ ES EL ASMR?

“Orgasmo cerebral”, “Cosquilleo en la cabeza”, “Hormigueo en la espina”… todas estas son definiciones aproximadas que las personas que sienten ASRM exponen al intentar describir las sensaciones de un fenómeno que aún no tiene explicación científica y que ni siquiera está demostrado que existe. Hablamos del ASMR.

ASMR son las siglas del término “Autonomus sensory meridian response”, lo que traducido al castellano viene a ser “Respuesta sensorial meridiana autónoma”. Sin embargo, este término no es el oficial, sino solamente el más aceptado, ya que se trata de un fenómeno del que aún no se ha investigado profundamente y del que poco sabemos todavía. Hay teorías que afirman que el ASMR consiste en una respuesta residual de nuestra infancia más lejana, cuando los susurros de la madre tienen una función calmante y los cuidados de la misma son delicados y meticulosos, pero ninguna hipótesis está confirmada.


¿EN QUÉ CONSISTE?


El ASMR es un fenómeno biológico que se produce como consecuencia de ciertos estímulos auditivos, visuales y cognitivos. Se trata de una sensación placentera de cosquilleo u hormigueo que generalmente nace en el cuero cabelludo y que después puede llegar a expandirse a lo largo de las extremidades, llegando en algunos casos incluso hasta el final de las extremidades inferiores: los pies. Es una sensación muy relajante y desestresante que los más innovadores ya han comenzado a utilizar como terapia contra la ansiedad, el insomnio o el nerviosismo. La intensidad de esta sensación depende del disparador que la active y normalmente desaparece a los pocos segundos.

Una de las razones por las que este fenómeno no tiene un nombre oficial y no se ha investigado en demasía es el hecho de que no todo el mundo puede experimentar el ASMR, por lo que ni siquiera está demostrado que exista ni se sabe el porcentaje de población exacto que percibe esta sensación. A pesar del nombre tan técnico con el que se le conoce, no sabemos qué partes del cerebro están involucradas en el ASMR y tampoco está reconocido dentro de la comunidad médica.
DESENCADENANTES O DISPARADORES (TRIGGERS)
Los desencadenantes de este fenómeno se recogen principalmente en dos grandes grupos:

– Estímulos voluntarios o intencionales: son los estímulos que se provocan de manera voluntaria buscando la respuesta sensorial (más adelante veremos el gran catálogo que pone Internet a nuestra disposición dentro de este grupo).

– Estímulos involuntarios o accidentales: son estímulos de nuestra vida diaria que pueden ir desde el sonido que produce desenvolver un caramelo hasta ver a una mujer maquillándose, y que desencadenan una sensación de ASMR. Realmente, muchas de las escenas cotidianas podrían llevar a esta sensación dependiendo del perfil del receptor.

Los triggers comprenden una gran gama de estímulos en función de la persona, y mientras unos sonidos resultan muy relajantes para uno, pueden resultar molestos y estresantes para otros.
ASMR EN INTERNET
Internet posee un gran abanico en cuanto a la oferta de desencadenantes de ASMR. En YouTube existe una comunidad de “whisperers” (en castellano algo así como “susurradores”) que dedican vídeos de una duración generalmente comprendida entre los diez y los treinta minutos (si no más largos) a producir una respuesta de ASMR en los usuarios. Entre estos vídeos podemos encontrar sonidos de plásticos, de agua, de uñas chocando contra objetos, de susurros… o incluso auténticos roleplays que pueden abarcar “visitas” a la peluquería, al dentista o incluso al esteticista a que te haga un maquillaje especial. El mundo ASMR es un mundo que, a pesar de lo poco que sabemos sobre él en el ámbito técnico, es muy amplio.
Realmente, Internet ha supuesto una gran puerta abierta para el ASMR, ya que ha popularizado este fenómeno, que ya ha comenzado una expansión sin precedentes hacia las masas.
ALGUNAS RECOMENDACIONES PERSONALES

Como recomendación personal, aquí van cuatro vídeos de cuatro canales que sigo. Debajo, estarán los links al canal completo. Además de los que dejaré debajo, recomiendo también el canal de Hera ASMR, y en especial, este vídeo, donde explica qué es el ASMR y enseña muchos de los disparadores más típicos. Es un vídeo que recomiendo para empezar en el ASMR porque ayuda mucho a encontrar tus disparadores.

lady rhiri asmr

neko asmr

focusingsasmr

love asmr

¡ME SUSCRIBO! COTILLEA MI FACEBOOK GRANITOS DE ARENA

Esto es solo un avance, pero puedes ver el resto del post y mucho más en el blog, al que puedes acceder pinchando aquí. ¡Ah! y no olvides dejar tu comentario, los devolveré todos.

¡Un saludo y hasta el próximo post!

LOS GATOS SÍ SON CARIÑOSOS

Existe un mito acerca de los gatos que asegura que éstos no son cariñosos, sino que prefieren que se
les deje en paz porque son animales muy independientes. Hoy vengo yo a desmentir esto.

He de confesar primeramente que desde muy pequeña tenía miedo a los gatos. Esto sucedía porque mi abuela tenía uno, Chispa, que hace ya años que abandonó este mundo desgraciadamente, y siempre veía a mi abuela con los brazos llenos de arañazos. A la edad en la que yo veía eso no comprendía que era su forma de jugar y que en realidad no quería hacer daño a mi abuela, quien le quería con locura.

Recuerdo que nunca pude terminar de fiarme de aquel gato porque creía que a mí también me pegaría, y crecí pensando que los gatos eran peligrosos.

Más adelante, en casa de mi padre (porque mis padres llevan separados muchos años ya) tuvimos otro, Chulo. La verdad es que le tenía cariño, pero prefería no acercarme demasiado, y cuando andaba por el pasillo me daba un poco de miedo pasar por su lado por si me lanzaba la pata y me arañaba una pierna.

Un día, hace ya año y medio, Javier, que es mi pareja desde hace ya tres años, se quedó a dormir en
mi casa. Era un día muy caluroso de Agosto, y aunque era de noche, era imposible dormir. Eran las cuatro de la mañana cuando me dijo de salir a dar una vuelta, y sí, somos muy originales, pero no había un alma que pudiera dormir aquella noche, así que acepté y salimos a dar un paseo. Durante la caminata pasamos por delante de una piscina abandonada que hay donde vivía en aquel entonces y que estaba siempre llena de gatos, y vimos como unos cinco gatitos muy muy muy pequeñitos salían corriendo de detrás de una bolsa de basura, asustados por nuestra presencia. Yo propuse intentar coger uno “para verlo”, y Javier, ingenuo de él, y confiando en que después de tenerlo en la mano podría soltarlo, me ayudó a coger uno de ellos. Esta fue Teemo.

Cuando cogimos a Teemo no media más de lo que mide mi mano (que como soy un minimoy vienen siendo unos 10 cm aprox.) y aunque parecía un murciélago sin alas porque estaba toda despeluchada, con los pelos de punta y un ojito tuerto, me pareció la cosa más bonita que había visto en la vida.

Como era de esperar, no la pude volver a soltar, y a día de hoy sigue siendo mi niña mimada. Me costó un poco convencer a mi padre (que era con quien vivía entonces) de que nos la quedáramos, pero nunca me he arrepentido de ello. Ahora mismo, Teemo es muy importante para mí, y aunque mi madre opine que la tengo demasiado mimada, no puedo evitarlo: la quiero demasiado y nunca se me quitó esa sensación de novedad, sino que sigo igual de obsesionada con ella que el día que la conocí.

Quizás Teemo no sea el gato más mimoso del mundo, porque es verdad que a veces no le apetecen mimos y sin palabras te manda a que te vayas a freir morcillas muy amablemente, pero la mayoría de veces me da el mismo cariño que le doy yo a ella, y es gracioso porque es exactamente la actitud que yo tomo frente a los demás, lo que nos lleva al primer punto del que quería hablar, y es que podéis negármelo tantas veces como queráis, pero esto es así y yo misma lo vivo todos los días: los gatos dan lo que reciben. El gato de una persona independiente será independiente, y el gato de una persona que a veces quiere mucho cariño y otras veces quiere que le dejen en paz, como es mi caso,
actuará de la misma manera en que su dueño actúa. Y sí, ellos nos copian, esto es así. Si a un gato le acostumbras a que todo el tiempo libre que tienes se lo dedicarás a él, él actuará consecuentemente, sin embargo, si solamente te encargas de que tenga la arena limpia y comida y agua en el cuenco pero no le acostumbras desde un principio a mimos y carantoñas, el gato se volverá independiente y rechazará tu cariño cuando quieras dárselo. Para que un gato te preste atención y te de cariño es preciso que tú muevas la primera ficha y le acostumbres al cariño y a los mimos desde el principio, si no, recibirás el equivalente a lo que tú le estés dando.

De esta forma, mi amiga Lucie cuando vino mi casa la última vez y cogió a Teemo en brazos dijo “¡Qué gata más cariñosa! Los míos no se dejan coger y manosear igual que esta”. La razón de porqué mi gata sí se deja coger y manosear y los suyos no es porque desde que tenía un mes y medio (que fue cuando la cogimos) la he acostumbrado a que estuviera todo el día en brazos y recibiendo mimos. Ahora cuando salgo por la puerta de casa, se queda un rato en la puerta, incluso maullando esperando a que vuelva.

¿Y tú? ¿Tienes algún gatito en tu casa? Si es así, cuéntame en los comentarios cómo se comporta y si tiene predilección por alguien de la casa; y si no lo tienes dime si te gustaría tenerlo o no y por qué. Me encanta saber qué opináis.

¡ME SUSCRIBO! COTILLEA MI FACEBOOK GRANITOS DE ARENA

Esto es solo un avance, pero puedes ver el resto del post y mucho más en el blog, al que puedes acceder pinchando aquí. ¡Ah! y no olvides dejar tu comentario, los devolveré todos.

¡Un saludo y hasta el próximo post!