Cerca del infinito

Diseño gráfico, web y mucho más

Fuego de salvación (Bloggerland #3)

Bloggerland es el juego de rol oficial de la iniciativa Granitos de arena. Encontrarás los enlaces al principio y al final de cada relato para moverte entre capítulos. (Más información)

Ir al capítulo anterior

El acto contra aquel muchacho no tuvo las consecuencias que esperaba. Me mantuve en todo momento cerca del límite del bosque colindante con el asentamiento, y todo estaba sumido en una profunda e inquietante normalidad. ¿Por qué no atacaban? ¿Por qué ni siquiera miraban hacia el bosque? ¿Por qué parecía que no había pasado nada?

Pasé unos días al acecho, olvidándome de que tenía una comunidad unos kilómetros más adentro en el bosque, y me centré en observar a los enanos con más detenimiento. Era imposible que no estuvieran preparando algo, y me convencí de que quizás estarían fingiendo que todo seguía como siempre por si estábamos observando, lo que significaba que tendría que acercarme más a ellos, observarles más de cerca.

Esperé a que despuntase la noche después de tomar la decisión de acercarme a espiarles, y bajé de las copas de los árboles. Recuerdo que entre la densa maleza y la oscuridad de la noche, a penas podía ver nada, así que esperé a que mis ojos se acostumbrasen y posé mis pies sobre la tierra por primera vez desde que había acontecido aquel suceso.

Un haz de luz cruzó el cielo ante mis ojos como una estrella fugaz, y de hecho habría pensado que de eso se trataba si no fuera de un color anaranjado. Me encogí abrazándome las piernas, intentando parecer lo más pequeña posible y camuflándome entre las hojas… ¿Una flecha prendida? Era una buena forma de sacarnos del bosque: quemándolo. Sin embargo, no había atisbo de incendio por ninguna parte y no volví a ver nada parecido, por lo que me convencí de que habría sido una ilusión óptica y mi temor fue remitiendo poco a poco con el paso de los minutos.

Extendí una de las piernas, saliendo a tientas de mi improvisado escondite y moviéndome con sigilo a pesar de que era consciente de que quedaba aún una distancia razonable hasta llegar al asentamiento y una docena de metros para salir del bosque, sin embargo, tenía la extraña sensación de que alguien me observaba, de que había alguien cerca, y eso me llevó a un pánico irracional que me llevó a la paranoia durante unos segundos. Subí rápidamente, resbalándome hacia la copa del árbol más cercano jadeando y casi rompiendo a llorar, y me giré para ver si alguien me seguía.

Estaba a punto de volver a girarme para dar un paso hacia adelante cuando la vi, aunque fueron unos segundos: unos ojos encendidos de venganza, un destello y un estallido de cenizas que me salpicaron todo el cuerpo. Pensaba que mi corazón se desbocaba, quería gritar y salir corriendo, pero me quedé petrificada intentando razonar conmigo misma, intentando saber qué acababa de pasar, y me limpié la cara con el reverso de la mano para ver las cenizas que me acababan de bañar.

Levanté la vista y la vi: era un majestuoso pájaro de fuego. Supe que era hembra por sus pestañas, que se extendían largas hacia los lados, causando un efecto irresistible. Me miraba, perpleja, y creo que algo confusa por lo que acababa de pasar, tal como lo estaba yo.

-¿Estás bien? – preguntó observando el escenario con sus enormes ojos llenos de culpa – he actuado sin pensar… – seguidamente sacudió la cabeza y esbozó una especie de sonrisa – soy Aylen.

Ir al capitulo siguiente →

Si te gusta, compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

4 Comentarios

  1. Aylen! Me encanta ese nombre :O

  2. Pero que emoción♡ ya quiero ver todo lo que se viene con este personaje

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*