El pasado martes asistí a una exposición de más de 200 obras del famoso grabador, intelectual, matemático y artista subrealista Maurits Cornelis Escher en el Palacio de Gaviria, una preciosidad de emplazamiento escondido en pleno centro de Madrid que llevaba cerrado desde hacía aproximadamente una década. Este palacio, obra del arquitecto Aníbal Álvarez Bouquel, fue mandado construir siguiendo el modelo de los palacios renacentistas italianos por el Marqués de Gaviria, un rico banquero del Siglo XIX, quien lo utilizó como una “discoteca” de lujo. Lo más impresionante de este sitio fue, sin duda, los frescos del techo, realizados por Joaquín Espalter y Rull, los cuales descubrí por pura casualidad mientras soltaba un suspiro teatral en una conversación en la entrada.

Esta exposición, producida y organizada por Arthemisia Group en colaboración con The M.C. Escher Foundation, trae los trabajos más conocidos de Escher, entre los que se encuentran obras como Mano con esfera reflectante o Relatividad, también conocida como La casa de las escaleras y ha tenido muy buena acogida internacional, habiendo pasado por Roma, Treviso, Milán o Bolonia y acumulando unas 700.000 visitas hasta ahora.

A pesar de que no soy una gran seguidora de este artista, hay que reconocer dos cosas: era un hombre con un gran talento y la exposición fue muy completa, incluyendo “juegos científicos”, como por ejemplo una sala forrada de espejos, que hacían más llevadera e interesante la visita y que suponían una explicación más visual y práctica a lo que el audioguía iba explicando sobre sus obras. Sin embargo, bien es cierto que para mi gusto, el encargado de la iluminación no parece estar en su mejor momento: las salas estaban en una penumbra excesiva, y las pantallas táctiles con las explicaciones tenían un brillo lo suficientemente alto como para que no pudiera mirarlas más de 5 segundos seguidos (y a pesar de que tengo algo de fotofobia, varias personas coincidieron conmigo en este aspecto).

La exposición se dividía en siete fases: Primer período, Teselaciones, Estructura del espacio, Metamorfosis, Paradojas geométricas, Obras por encargo y Eschermanía. Personalmente, la que más me llamó la atención fue la de Teselación, donde se hace un recorrido por una de las etapas más importantes de la vida del artista: su visita a Córdoba y a la Alhambra, donde descubrió el arte islámico y la azulejería andalusí, que le inspirarían para cambiar su estilo (antes era más asiduo a temas paisajistas) hacia la teselación con figuras de animales, predominantemente aves, peces y anfibios, siempre basándose en cálculos matemáticos.

Escher fue un artista que no destacó demasiado en vida. Sin embargo, tras su muerte ha servido de inspiración en numerosos ámbitos como el cine (con películas como Dentro del laberinto), la música (en una de las portadas de los discos de Pink Floyd, por ejemplo), en publicidad (como es el caso de Ikea), en ciencia, diseño de ropa… hoy en día Escher es un referente en muchos campos, algo que se muestra muy bien en la fase de Eschermanía de la exposición, donde tienen pequeñas muestras del legado de este artista poliédrico tan pluriempleado y con un mundo personal muy enrevesado que supo plasmar muy bien en sus obras, en las que muestra una obsesión por llenar el plano con techos que son paredes y suelos al mismo tiempo y escaleras que suben y bajan a la vez, cosas que al parecer estaban inspiradas en sueños que el propio Escher tenía.

Sea como fuere, fue una visita grata y recomendable. Abajo habrá más información sobre la exposición y mientras tanto, dejo las obras que más me gustaron para que tú, que estás leyendo esto, busques una explicación de cómo este hombre fue capaz de componerlas con litografía y xilografía, donde un solo trazo mal hecho puede provocar que tengas que volver a empezar de cero.

  • Cintas de Möebius II (Hormigas rojas)

Fechas
2 febrero – 25 de junio 2017

Localización
Palacio de Gaviria. Calle Arenal, 9 (Madrid)

Horario
Lunes, martes, miércoles, jueves y domingo de 10h a 20h
Viernes y sábado de 10h a 21h (la taquilla cierra una hora antes)

Venta de entradas
Anticipada: www.ticketea.com
Presencial: taquilla de Palacio de Gaviria

Precios
General 12€
Reducida 10€

Web
www.eschermadrid.com

¿Y tú: querrías pasarte a ver la exposición? Cuéntamelo en los comentarios.

Si te gusta, compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+